¿Debo seguir alguna dieta luego de una cirugía de reducción de estómago?

Un tipo de preguntas muy común entre nuestros pacientes, es precisamente el que se refiere a la alimentación. Antes de contestar la pregunta central, es de vital importancia recordar que una gran parte que determinará el éxito de la cirugía, está en el cómo se lleva ese periodo post-operatorio.

Al período post operatorio de una cirugía bariátrica, sea la que sea, debe siempre llevarse de la mano con todas y cada una de las recomendaciones del equipo de nutricionistas que acompañe al paciente, ya que es muy probable que tenga un tiempo especializado para cada tipo de alimentos que el paciente puede consumir, y ellos se encargarán de decirle de qué manera puede consumirlos. 

Para que el paciente se haga una idea de cómo es que debe llevarse la dieta, por ejemplo, para una recuperación de un paciente que se ha sometido a una cirugía de manga gástrica, se deben tener 3 periodos consecutivos uno del otro (uno de dieta líquida, otro de dieta blanda y otro de dieta sólida por último) para que el organismo pueda acostumbrarse al nuevo tamaño del estómago, y para que la mente y el cuerpo mismo se adhieran a los nuevos volúmenes (más pequeños) a los que el paciente tiene que acostumbrarse a partir del momento en que inicia su periodo postoperatorio. 

Primero llega el período de dieta líquida, y es aquí donde el paciente tiene que ingerir alimentos líquidos, evitando las especias fuertes como el ajo, la cebolla y aquellas que puedan ser irritantes para la mucosa del estómago. Se recomienda hacer énfasis en ingerir pequeñas cantidades de agua (como las que se miden en sorbos pequeños, pero constantes) para poder acostumbrar al organismo a estar activo aún después de haber atravesado por un procedimiento quirúrgico. Es muy importante que el paciente no consuma, a toda costa, comida sólida ya que ello definitivamente pone en riesgo la cicatrización sana del tejido del estómago que ha sido o bien removido o bien intervenido. Este período puede durar entre 1 o 2 semanas, dependiendo del avance del cuerpo de cada persona, ya que entendemos que cada paciente tiene complejidades distintas que sortear. 

Segundo, llega el período de dieta blanda. Aquí el paciente tiene que consumir alimentos que estén en forma de puré o papilla, y esto se da porque el estómago no está aún lo suficientemente listo como para recibir manzanas, legumbres o si quiera uvas pequeñas. Sin embargo, la variedad de lo que el paciente puede ingerir es más grande ya que es posible digerir alimentos diferentes a los que ha venido consumiendo hasta este momento, como lo son los caldos, el agua y los batidos. De todas maneras, si bien el estómago está recuperándose, los alimentos sólidos no son recomendados durante el período de dieta blanda porque la cicatrización del tejido aún está en una etapa muy primigenia. Mientras la cicatrización avanza un poco más, es que se necesita de la total colaboración del paciente en su propio proceso, y ello puede demorarle de 1 a 3 semanas adicionales con este estilo de alimentación. De nuevo, los tiempos son estimados teniendo en cuenta el promedio de casos que manejamos. Sin embargo, seguimos al tanto de que cada proceso es único para cada paciente. 

Por último llega el periodo final del cuidado postoperatorio y tal vez, el periodo que llega a brindar un poco más de tranquilidad al paciente: el período de dieta sólida.  Aquí el paciente puede volver a consumir alimentos en forma sólida, pero debe continuar siguiendo siempre las instrucciones y recomendaciones de nuestras nutricionistas, ya que no sólo importará el tamaño de las porciones, los tipos de alimentos y los tiempos en los que se consumen, puesto que ahora esto hará parte de los hábitos de vida saludables que el paciente debe tener por el resto de sus días. Ellos son de vital importancia para ayudar al paciente a recuperar el control de su cuerpo y de su vida. 

Hay un componente muy importante durante todos los períodos de dieta, y precisamente porque son transversales es que queremos mencionarlos. Todos los períodos están acompañados por una serie de batidos proteínicos y complementos vitamínicos que permiten la regulación del nuevo sistema digestivo intervenido, que a su vez proporciona un mejor funcionamiento para los sistemas inmunológico y el cardiovascular. Esto ayudará no solo en el largo plazo a que el cuerpo del paciente ya no sufra de las antiguas dolencias que lo aquejaban, sino que ayudará a evitar una descompensación posterior en el cuerpo del paciente. Claro, cada periodo tendrá sus particularidades, y cada contenido de cada batido proteínico (igual que las vitaminas) va coordinado con cada etapa del proceso. Digamos, y para poner ejemplo, hablemos del periodo de dieta líquida. Es obvio que el paciente tiene menos acceso a ciertos nutrientes que solo se encuentran, por ejemplo, en los plátanos o los rábanos, como lo son el potasio y el yodo. Como estos alimentos no pueden ingerirse ni en su forma de papilla, los batidos y las vitaminas suplirán estas deficiencias (si es que el cuerpo del paciente las llegase a presentar). Muy importante saber que los vegetales y los alimentos permitidos durante los distintos periodos, tienen que estar libres de grasas, libres de aceites y libres de azúcares. en otras palabras, la forma de preparación debe ser cocida. Aquí lo fundamental es que sus preparaciones se hagan lo más natural posible y se evite el uso de aceites nocivos para el nuevo organismo. De por sí, el utilizar varias veces el mismo aceite genera la composición de lo que llamamos grasas trans, que son difíciles de procesar, y por eso se alojan como depósitos de grasa en el cuerpo. De todas maneras, por si se es nuevo en esto de comer con vegetales, cocidos, les comentamos a nuestros pacientes que es probable que se sufra de vez en cuando de ciertas flatulencias. Es normal. Los vegetales provocan eso, gases y es por ello que los que más los provoquen, sean consumidos en cantidades moderadas para evitar cualquier tipo de expansión significativa que evite que el tejido cicatrice adecuadamente. Estos vegetales a consumir en cantidades moderadas son el brócoli y la coliflor, pero siempre recuerden preguntar qué alimentos consumir, cuáles no, de qué manera pueden hacerlo y cuándo hacerlo a su equipo de nutricionistas por si tienen dudas.

Claro, vale la pena aclarar que no es recomendable para nada el ingerir vegetales sólidos durantes los dos primeros períodos de dieta líquida y de puré, ya que el paciente que se somete a una cirugía de manga gástrica, como ya lo hemos mencionado, precisamente para permitir que el tejido sane de la mejor manera y la recuperación pueda ser lo más pronta posible. Ahora, si bien no se recomienda su ingesta en un momento primigenio, sí es 100% recomendable que incluya la ingesta de distintas variedades de vegetales y legumbres en la dieta diaria. Parte de los buenos hábitos incluyen el consumir estos alimentos ya que de ellos manan los nutrientes que el cuerpo necesita para un correcto funcionamiento. Ahora, no se preocupe si es un paciente primerizo o si todo esto suena como mucho para la experiencia que ha tenido hasta ahora con las decisiones que ha tomado. Nuestro equipo de nutricionistas y expertos interdisciplinarios se encargará de acompañarlo en cada momento; tendrá acceso a material visual, recomendaciones de preparación de alimentos, una línea de whatsapp abierta en las jornadas diurna y nocturna precisamente para solucionarle todas las dudas que le puedan llegar a surgir.

En general y para comentarles qué tan importante es seguir estas indicaciones sin dilación, es preciso decir que los períodos de las dietas y el cambio de hábitos alimenticios es muy importante, ya que este es casi el 50 o 60% del proceso en conjunto. Aquí el paciente debe observar esto con cuidado ya que debe seguirse al pie de la letra la dieta, sobre todo durante los 3 primeros meses después de la cirugía. 

¿Qué comer después de reducción de estómago?

Los alimentos por ingerir después de haberse realizado una cirugía bariátrica, y muy a diferencia de lo que se tiene en la noción colectiva de la gente, incluyen alimentos de variada naturaleza con un alto contenido nutricional. aquí estamos hablando de frutas, verduras, legumbres, proteínas de origen animal o vegetal y multi vitaminas orgánicas (en lo posible). Qué pasa… Luego de que el paciente se realice este procedimiento bariátrico, es de suma importancia que reactive el organismo no solamente tomando agua constantemente (primero en pequeñas cantidades y luego en porciones mayores), sino que debe re acostumbrar el organismo a nuevos alimentos con una mejor calidad nutricional. muchos de lo que el paciente solía consumir tenía un alto contenido de grasas trans y azúcares refinadas, que hacían que el sistema se sobrecargará y no pudiera digerir correctamente la comida reteniéndola en tejido graso. aquí la idea es la de cambiar el chip, dándole paso a nuevos hábitos alimenticios y nuevas rutinas de vida que ayuden a que la experiencia de la alimentación deje de ser todo un trauma para convertirse en una experiencia que ayude a disfrutar la vida.

 

Referencias:

https://www.osfhealthcare.org/blog/bariatric-surgery-diet

AboutDr. HE Obesity Clinic

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Click to Hide Advanced Floating Content
Click to Hide Advanced Floating Content
Click to Hide Advanced Floating Content